Idilio entre pieles

Tus ojos, después de los míos,
esperan el idilio destellado.
Entre capas,
lirismo entre ropas,
amor sobre piel.
Piel de modas, piel que quiero como a ti.

Día a día, noche tras noche,
mis ojos esperan vestidos
como el colibrí andariego
que tiñe sus alas con morado, rosa y amarillo.

Un delirio que solo apacigua el compás
al caminar por la coloridas rayas
de la estampada ciudad.
Mitad por mitad.
Bloque por bloque.

Pasos que provocan estragos
en las delicadas manos
que toman la pequeña cartera;
en un cuello que sufraga en el pasado
con perlas de antaño silueteado;
y hasta en las boinas de su cabeza.

Con encuentros de sombras
ilustradas por gabardinas
y la luz de la luna llegada.

Tiempos de luna.
Rayos de sol.
Mis ojos caminan
junto al murmullo que la pijama deja entre bocas.
Bocas ajenas, bocas sinuosas.

Día a día, noche tras noche,
silenciados, explosivos,
mis ojos y después los tuyos esperan el verme
en el jean seductor
como aquel amor vestido de piel.
Pasión real, pasión fugaz.

Pero pasión estilizada del idilio,
de este idilio entre capas,
hervido al desnudo de mis pies despojados de sus puntas
y al fuego de tus manos.

Esas manos que llegaron después,
después de la piel de modas,
piel que quiero como a ti…
te quiero.

 

 

 

 

 

4 Comentarios

  1. Manuela
    8 Febrero, 2018 / 5:36 pm

    Leer tus escritos es transportarse a un mundo de sutileza, romanticismo e inspiración. Te felicito!

    • Juliana Hoyos
      Autor
      12 Febrero, 2018 / 4:21 pm

      Esa es la intención con la que realizo todas las composiciones, y me satisface el que así sea percibido. Gracias a ti por siempre estar ahí.

  2. Jose J Hoyos
    8 Febrero, 2018 / 7:44 pm

    Primera vez que leo esa combinacion sensual de amor y moda en un poema, posiblemente hayan trasegado algunos bardos en ese plan pero considero que es la primera, siempre tendras oportunidades de abrir nuevo caminos artisticos para los que te seguimos. Besos

    • Juliana Hoyos
      Autor
      12 Febrero, 2018 / 4:23 pm

      Primeras veces en un mundo sin limite alguno. Un mundo que ustedes, y sus lecturas, me ayudan a construir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *