MVM 2017, un despertar añorado

Cuando hablábamos de manifestaciones de moda en Manizales, relacionábamos pocos acercamientos tangibles en material educativa, cultural y social, y enormes pensamientos entorno a la discusión del significado de estética en la ciudad, no determinada por la oferta y la demanda actual, sino por la intención inexpresiva en las calles hablando de moda como noción alegórica de la voz del individuo. Pero quizá esta realidad se esfumó con Manizales se viste de moda, el primer encuentro de moda en la ciudad, que trajo consigo conferencias con sustancia, pasarelas provocadoras, stands, una audiencia que esperaba a gritos un acercamiento así, y un aire refrescante, exquisito, y diría que influyente en la falta de dinámismo fashionista en la ciudad.

Las conferencias estuvieron a cargo de un grupo de teóricos e influenciadores con experiencia en el sistema moda desde diversas perspectivas. Destaco a Margarita Rios, quién mostró mediante teoría e investigación cuan poderosas son las siluetas para borrar formas del cuerpo y debilitar estereotipos de belleza; Jose Fernando Lopez, quien invocó a la moda masculina, cuya fuerza está siendo despertada mediante características innovadoras; Adriana Convers, más conocida como Fat Pandora, por un discurso que develó su compromiso frente al empoderamiento personal; y por último, a Natalia Botero, quien con su esencia artística y eufórica, puso a toda la audiencia a tejer macramé.

Los demás conferencistas: Tuti Vargas, Silvana Torres, Angelica Diaz y Mateo Medina, hablaron desde su experiencia personal y compartieron herramientas para construir una marca propia, las cuales identifico como medios ideales para augurar la diferencia y el éxito individual, ya que se delinean por los sabores de la esencia propia.

En cuanto a las pasarelas, sobresalió la presencia de Entreaguas, que con su colección 2018-1 continua posando como referente de éxito supremo en la región. De igual manera, predominó el espacio abierto en la pasarela para los estudiantes de la Universidad Autónoma de Manizales, en los que las siluetas fashion forward, tejidos y cuero se hicieron presentes.

Si hablamos en términos generales, MVM fue un encuentro fulguroso, necesario no solo para los amantes de la moda, también para aquellos que explayan su sensibilidad mediante la estética que supera el vestir. Sin embargo, lo que personalmente resalto del evento, es que trajo consigo unos ideales que podrían cambiar la forma de pensar moda en la sociedad manizalita. Es el primer acercamiento al sistema en un sentido estético, experiencial y de conocimiento. Un evento con el que podríamos celebrar la llegada de una atmósfera capaz de revolcar a la sociedad en materia de visión estética y expresionismo personal y de proveer fundamentos que construyen una reinterpretación de la ciudad en materia de referente de moda.

¿Aceptaría la moda manizalita un nuevo aire y cambiarían las nociones de tradicional, clásico y atemporal por indumentaria más arriesgada y expresiva? ¿Serían capaces más mujeres y hombres de expresarse mediante su vestimenta y callar a las miradas destructivas después de la puerta que abrió MVM? Podría decir que falta un extenso recorrido para que esas intenciones se hagan realidad, las cuales no se manifestarían con frivolidad absoluta aunque si con una sutil aproximación a lo fantasioso de la moda.

Una aproximación en la que el consumo se regiría por un conservadurismo liberado, en el que solo pocos tendrían las agallas de sobresalir, ausentarse del común y permitir que la moda llegue a las calles con su noción de diferencia impoluta aunque algo restringida. Y esos pocos impondrían una nueva noción de expresión en la ciudad, de la cual poco a poco se iría contagiando el resto. Un nuevo panorama en el que las miradas juzgadoras disminuirían y los vientos negativos volarían menos expectantes, y ese atrevimiento, esos colores inusualmente combinados, esas faldas cortas y estilos vanguardistas se verían más normales y menos disruptivos para los ojos manizalitas.

¿Tendremos una segunda edición de Manizales se viste de Moda el año que viene? La respuesta a esta pregunta la tendremos con el tiempo. Aun así, no cabe duda que esta primera edición nos inquieto de manera positiva y que ahora solo quedan anhelos efímeros por la magia que dejo este evento. Anhelos que quizá se vuelvan duraderos si juntos los buscamos y hacemos posibles.

 

2 Comentarios

  1. 15 Noviembre, 2017 / 1:26 am

    Comentarios muy discientes del entorno manizaleño respecto a la moda y sus tendencias. Solo alguien como tu tiene la visión central y periferica correspondiente y por ello escribes no sólo lo q ves sino lo q sientes. Es una excelente descripción, espero q nos.vayas guiando para.mejorar nuestra óptica

  2. Lina ramirez
    23 Noviembre, 2017 / 4:28 am

    Sientes , respiras y amas lo mínimo y lo máximo de tu alrededor . Todo para ti tiene un valor .
    Lo anterior lo reflejas en tus escritos .
    Es inevitable no terminarlos y leer otro nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *