Un pop de ilusión: pines, parches y pintura.

img_4524

cómo explicar las nuevas manifestaciones de individualidad? gritos eufóricos plasmados en las prendas lo manifiestan. Los pines, los parches y otros elementos surgen entre los juegos como toppings para endulzar y refrescar una vida llena de rutinas.

La libertad de dar dinamismo a las prendas propias renació. Una especie de poder de apropiación fue invocado por el sistema moda para elevar la individualidad explosivamente. Una opción de vivir la libertad al dar un preciso y único toque a una prenda y a su vez de diseñar algo parecido a una historia de vida llena de magia. Un poder que se apega como un aire chispeante, una visión algo irónica pero real de la capacidad que tenemos de creación.

El hombre elige su propio camino y el decorarlo con elementos fantasiosos pero reales le da una exclusividad un tanto gustosa y hasta aniñada en el sentido de incitar un juego en una piscina colmada de códigos del vestir que se quiebran con cada detalle elegido; Pero ¿todo debe tener un sentido?¿por qué aun es creíble esta connotación? la era actual clarifica algo, nada tiene limites, las manifestaciones de posibilidades se han incrementado y es ahora cuando la mente puede quebrarse para crear conjuntos sin sentido y a la vez envueltos fuertemente en un sentido propio.

El yo nunca antes se había permitido volar tan alto, crecer en su burbuja infinita y explotar un sin fin de pensamientos de proclamación de confianza y humanidad. Un pop de ilusión a la ropa, unos parches, lentejuelas, broches, y pintura, no solo están permitidos para aquellas mentes rebeldes o arrebatadoras de libertad; para todo estilo existe esta posibilidad; la simpleza puede tener algo de rebeldía.

Creaciones propias que se manifiestan como objetos de icónicos, o de culto; la satisfacción de dar toques de estilo personal se entrelaza con el poder de engendrar piezas únicas; estos elementos como pequeñas obras de arte, saltan de una tienda, llegan a una casa para enredarse con una plancha, hilo, tijeras o un simple broche, se embellecen para dar animo a una prenda quizá anteriormente plana y se declaran justas para ser sacadas a la calle. Al final, lucir una prenda que posea intervención propia le impregna un valor significativo, impredecible, pero muy divertido para el autor.

Si, somos como una especie de autor, mago, un artista deliberado que saca su habilidades espontáneas para modificar unos jeans, carteras o zapatos. Y la lista sigue con sentido infinito pero con un común denominador: una naturaleza capaz de sostener vida materializada en pequeños elementos.

Adicional, los podemos admirar como una posibilidad estática con los parches y pintura o millones de oportunidades de creación con los pines o broches, siendo esta última la más provocadora, porque ¿si un día no se siente la vibra de diversión y solo se tiene como hecho programado el lucir simple? el acto de despegar estas mini esculturas se realiza y queda nuevamente la prenda lisa.

La moda se centra en la noción de cambio, por lo tanto, estos elementos llegaron como posibilitadores del mismo para a su vez asumir el papel de sensibilizadores juguetones del ser individualista. Al final, se constituye la siguiente reflexión: será esta la nueva manera de afirmación del yo en un mundo inundado que información e imágenes?

img_4488

 ¿Quieres ver la chaqueta completa?: En la sección “Más que letras” la encontrarás.


 

1 Comentario

  1. Jose J Hoyos
    29 Septiembre, 2016 / 3:17 am

    q bueno es darle vuelo a la creacion con improntas personalizadas, de eso se trata la originalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *