Un toque de estilo

Posterior al movimiento revolucionario de los años 60 y 70, la forma moda se modificó, callando a las grandes casas de diseño responsables de dictar el vestir, para que surgiera la proeza del vestir individual libre, sin burocracias, ataduras, y personificado como la manifestación hedonista mas grande del ultimo siglo: el estilo personal.

Es difícil imaginar la historia antes del estilo personal, pues ella contradice toda esencia de expresión ahora altamente sentida; la historia de una moda estipulada y dictada para que todos la copiaran, prevaleciendo su forma y significado hasta aquel momento en que los mismos lanzaran fugazmente algo nuevo. Situación que ignoraba las mentes diferentes, las cuales estaban dormidas en función del análisis, la subjetividad y en si, la libertad. Es evidente que el entorno político, social y económico, se mostró como influyente de ese bloqueo de expresión, pero a pasos cortos, fue el mismo el que impulso de manera ostentosa, la participación de la voz individual para formar meticulosamente el estilo.

El estilo emerge como un todo, como un preciso hito que evocó un nuevo periodo de la historia, el de la diferencia. Una puerta a la elección sin fin, que termina en la confirmación de una especie de códigos propios determinantes de la forma de vestir, en donde la desestructuración es quizás el punto mas satisfactorio, pues incita a crear idealizando desde múltiples perspectivas, un vestir del que solo gusta el autor; y esa es la cuestión mas estricta y hedonista, ya que solo trata de satisfacer a uno solo, o si aplica, a aquellos ojos que compartan las mismas, o algunas de las pasiones del creador.

Un énfasis en la libertad, que desenreda a la expresión y la lleva a la cima. La cobardía de verse ridículo no existe para quien se apodera de si mismo, y ese es el foco, el adueñarse de los pensamientos, mas íntimos secretos y gustos matizados.

El estilo nació como corriente lúdica, sentida con tonos divertidos y opulentamente subjetivos; y hoy es preciso definirla como el plasmar de una visión del presente, concebida gracias a una interpretación del entorno con aires de juego, diversión pero racional. Es la es la representación de la vida y su estado, de las pasiones del momento, evolucionando y a veces cambiando radicalmente.

Antes era uno solo, ahora varios estilos se fusionan para conformar una identidad; una mujer puede vestirse femenina y sensual con visos nerd y preppy, o un hombre puede ser hiperurbano, artístico y rudo a la vez. Mix del vestir, consagrado por frases, sueños, ideas, animo…, los cuales conjugan una realidad contemporánea que grita diferencia.

IMG_2405

IMG_2435

IMG_2391

IMG_2407

IMG_2371

( Look que creé con un saco y una correa sacadas de la parte olvidada de mi closet, una falda de Zara y mis tacones favoritos del momento, de Stradivarius)

1 Comentario

  1. julian
    6 Mayo, 2016 / 7:57 pm

    Es cierto incluso desde los 50’s aparecieron moviemientos de emancipacion juvenil, liderados por rebeldes sin causa q dejaron las primeras huellas del cambio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *