The signature piece

El vestido, símbolo puro de femineidad, esencia misma de sutileza y expresión visiblemente oculta de la mujer, tras siglos se ha reinventado y reafirmado como pieza efímera protagonista de nuestra vida; aquella prenda, con la que buscamos ineludiblemente el desenvolvernos sin esfuerzo alguno, la que nos define tímidamente y que confirma nuestro poder.

Entre formas y colores, se acopla a nuestros gustos y elecciones individualistas. La ocasión limita su elección y provoca la reinvención diaria de nosotras. Juego al elegirlo y mucho más llevarlo. Indudablemente evoca delicadeza y confianza. El vestido es el ejemplo mismo del animo de la seducción femenina, con el que atraemos miradas y susurros varios, y con el que la moda se ha extasiado; los valores que históricamente nos han llevado a delimitar la moda como medio de seducción y pretensión social, el vestido los ha definido sin remilgues. El diseño desmenuza exquisitamente su silueta y desde múltiples perspectivas, lo incorpora como impronta fugaz y segura.

Las mujeres lo podemos custodiar con certeza, es nuestra pieza icónica; su silueta es nuestra piel.

Vestido Isabel Henao para Arkiteck, Básico Leonisa, Zapatos Stradivarius

  IMG_1083

IMG_1106
IMG_1111

IMG_1287

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *